viernes, 10 de mayo de 2013

Piedad Córdoba Mujer luchadora por la unidad de los pueblos latinoamericanos


 *Por Juliana Díaz Lozano, Laboratorio de Género y Comunicación. FP y CS- UNLP


Esta semana estuvo en Argentina la militante y política colombiana Piedad Córdoba Ruiz, integrante de Marcha Patriótica y referenta de los diálogos de paz en Colombia. En visitas oficiales y no oficiales, la Senadora destituida señaló la importancia de la finalización del conflicto armado en su país, impulsado por las políticas norteamericanas en connivencia con el poder político y económico local.

En sus relatos, denunció las políticas de ocupación militar, para el control político y el saqueo de las riquezas planificadas por Estados Unidos en complicidad con el ex presidente Álvaro Uribe, y específicamente la continuidad del Plan Colombia avalado por las autoridades de ese país. Igualmente resaltó la importancia de los procesos de unidad latinoamericanos recientes, como formas de solidaridad entre gobiernos pero también entre los pueblos.

Las organizaciones de mujeres en Colombia vienen señalando y denunciando las violencias particulares que padecen las mujeres en el marco de esta situación. La militarización que sufre Colombia, y países hermanos como Haití y Honduras, tienen consecuencias especiales para la vida de las mujeres que pueblan esos territorios. La presencia militar (ya sea del Ejército como de las fuerzas paramilitares) se traduce en una situación de violencia extrema hacia las mujeres, manifestada en confinamientos, violaciones, embarazos forzados, feminicidios. Según afirmó la Marcha Mundial de las Mujeres, una organización plurinacional de activistas, en una entrevista que le realizamos: “la impunidad del gobierno y las fuerzas paramilitares, exacerba la violencia sexista y los valores del patriarcado, colocando a los cuerpos de las mujeres como territorios del terror de la guerra". 
Piedad Córdoba conforma la alianza Colombianos y Colombianas por la paz, dentro de la que se encuentra la Asamblea de Mujeres por La Paz. Este colectivo promueve la concientización sobre las violencias específicas padecidas por las mujeres en los últimos diez años en Colombia y sus consignas principales son: “¡Ni un hombre, ni una mujer, ni un peso para la guerra!”, “por nuestros muertos, ni un minuto de silencio, miles de años de resistencia”, “¡mi cuerpo es mi casa, mi casa es mi territorio, no entrego las llaves!”. Esta última frase alude directamente al avance sobre el cuerpo de las mujeres como primer territorio del conflicto armado.
Además de las situaciones de violencia explícita sobre el cuerpo de las mujeres, la guerra en Colombia implica, según Piedad, cifras alarmantes: 8 millones de personas desplazadas, más de 60 mil desaparecidos/as y más de 3 mil ejecuciones extrajudiciales. El avance neoliberal armado dejó en este país a 28 millones de personas en situación de pobreza y 8 millones de indigentes. Estos números, también tienen incidencia genérica, ya que sobre las mujeres pesan la resolución de los problemas económicos domésticos, son quienes encabezan el desplazamiento forzado en el caso de reclutamiento obligatorio de novios y maridos o el arrasamiento de territorios. En otros casos, son las mujeres quienes se quedan en los territorios arrasados por el conflicto, cuidando las tierras para que no sean ocupadas por las multinacionales.
La figura de Piedad Córdoba (mujer, latinoamericana y afrodescendiente) nos permite reflexionar de una manera integral sobre las implicancias del avance de las multinacionales y las fuerzas armadas. También supone resaltar las resistencias cotidianas de las mujeres en Colombia y en América Latina, enfrentadas además y muchas veces en soledad, al desafío de vérselas con la resolución de la cotidianidad en medio de un contexto de violencia generalizado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada